Limitaciones de las traducciones juradas

¿Puede el traductor omitir o añadir información en la traducción jurada?

El traductor no tiene potestad para omitir ningún dato que aparezca en el documento original ni para añadir en su traducción detalles que no figuran en dicho documento. Tampoco debería basar su traducción en las interpretaciones, recomendaciones o peticiones del cliente si el traductor considera que no es lo que se refleja en el documento a traducir.

¿Puede el traductor corregir errores del documento original?

Como afirmábamos antes, el traductor se limita a traducir lo que aparece en el documento presentado por el cliente. En caso de que en el original aparezca un error grave (relacionado con el nombre, fechas o cifras), el traductor no tiene potestad para realizar ningún tipo de corrección, aunque el cliente pueda probar que se trata de un error clarísimo. La única solución es que se dirija a la persona que redactó o emitió el documento (el notario, funcionario o el profesional correspondiente) y consiga otra copia en la que figuren los datos correctos.

¿Qué ocurre si hay algún elemento del texto que no se puede leer o interpretar correctamente?

En ese caso, el traductor indicará que esa parte del texto es ilegible. Aunque el cliente pueda indicar y asegurar de qué palabra o símbolo se trata, el traductor no puede reflejarlo si no aparece claramente en el texto.

¿Puede el traductor jurado traducir palabras que aparezcan en otros idiomas?

Como traductores jurados, solo podemos traducir desde y hacia el idioma para el que estamos habilitados. Por  norma general, se indica en la traducción que aparece texto en un idioma que el traductor no tiene potestad para traducir. Si el contenido fuera importante, existe la posibilidad de acudir a un traductor jurado de ese idioma para que traduzca esa parte. En ese caso, se incluirían las certificaciones de ambos traductores.

 

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close